miércoles, 13 de abril de 2022

(EL HORROR NO CABE EN NINGÚN TÍTULO)

 (EL HORROR NO CABE EN NINGÚN TÍTULO) 

 

Ya mi cuerpo no es un cuerpo 

es un campo de batalla.

Mi lecho, mi pozo, mi huerto amado

están rotos,

y mi fuente 

donde el agua manaba clara, 

henchida va ahora

de sangre y babas. 

 

Yo mujer, yo madre, yo esposa, yo hija,

tengo el rostro del enemigo, 

una escaramuza ganada,

un vientre que apuñalar con el color que ha vencido 

al resto del Pantone 

 

Miserable eres, soldado que juraste

defender tu patria con el honor que se te supone

y lo ensucias 

humillando a quien es capaz de dar vida 

y alimentarla.

 

Por los siglos de los siglos,

maldigo la guerra;

al tirano que la invoca, al interés que la demanda, 

y a los tibios que consienten que se profane la tierra 

a cambio de unas migajas.

 

*El terror que rezuman las noticias se me clava en el pecho, no soy poeta, pero el malestar que siento al ver que la especie humana sigue igual de cruel que cuando se cobijaba en cavernas, me hace escupir flema en estos versos torpes y amargos. 

Para nosotras, siempre es más elevado el precio por la paz. 

D. W



No hay comentarios:

Publicar un comentario

DE(s) LEALTADES

   DE(s) LEALTADES (Felisa y Andrés 14)   Un par de días al mes Andrés le dice a Felisa que ha quedado con amigos siendo incierto. Se ducha,...