miércoles, 2 de diciembre de 2020

LUNES DE MIEL

 LUNES DE MIEL

Él decidió que la boda fuese en domingo para emprender la luna de miel en martes, día en que los vuelos son más baratos, además el de las 4:45 a.m. sumaba descuento por lo puñetero de la hora.

Esa madrugada pondrían rumbo a Estocolmo, destino bicoca al ser temporada baja. 

Se casaba con un hombre cabal, experto en cambalaches legales para desgravar en Hacienda y que nunca dejaba una gota del vino en la copa; su máxima era: “El dinero no lo regalan”.

Ella, que siempre huyó de las personas tacañas de bolsillo y corazón, estaba convencida de que entre los dos sería diferente y aceptaba sus “peculiaridades”.

Él se había negado a convivir hasta tener el piso totalmente decorado y estar casados, “es lo correcto” afirmaba colocando la foto de sus padres enmarcada en plata sobre el aparador del futuro hogar. 

Cierto que las relaciones íntimas eran más que excelentes, había que reconocerle ser un cariñoso compañero y hábil amante.  

Cuando despertaron tras una noche de bodas honoris causa, ella se hubiese dejado matar por él. Sobre todo cuando la volvió a tender a besos susurrándole:

—Yo me ocupo, reina.

Mientras lo oía trastear bulló las almohadas esperando disfrutar un inolvidable desayuno en la cama, con la informalidad inherente al sexo juguetón y satisfecho. La lluvia, que con textura de jazz actuaba tras la ventana espiando el romántico momento, arreció ante la orden inesperada: 

—Ven al comedor.

Extrañada obedeció. La mesa ganaba por goleada a todas las aparecidas y por aparecer en el HOLA;  deslumbrada tomó asiento mientras él le servía el café.

—¿No te has vestido?, -preguntó perplejo.

—No sabía que debía hacerlo...

—La corrección ante todo, querida, ve por la bata al menos, mientras traigo la miel.

—No hay... -dijo ella mordiendo culpablemente la tostada.

—¿CÓMO QUE NO HAY?”, -gritó convertido de repente  en Mr. Hyde-, ¡ES INCONCEBIBLE, NO SE EMPIEZA UNA LUNA DE MIEL SIN MIEL!, ¿NO TE LO ENSEÑÓ TU MADRE?.

Gotas de saliva salpicaron la brillante cafetera, bullendo con el calor y dejando puntitos blancos en la superficie. Sin poder dejar de mirarlos ella asintió mansamente.

—Llevas razón, bajo ahora mismo, esto no debe consentirse.

—¡A VER CUÁL ME TRAES...!

La reina destronada cambió bata por gabardina y llamó a un taxi. La ventaja de empezar la luna de miel en lunes es que están abiertos los supermercados y los bufetes de abogados.

Día ideal para tramitar un divorcio.

D. W 

*Publicado por “El Observador” el viernes 27 de noviembre de 2020


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LES ESCUECE

  LES ESCUECE El reloj me dice que son las cuatro y veinte de la madrugada. Llovizna con timidez  en Madrid, oigo las gotas quebrase contra ...