viernes, 1 de mayo de 2020

NORMALIZARSE

NORMALIZARSE 
La consigna es “Amoldarse o morir”, nada como la política para pintar con eufemismos. La inquietante perífrasis “nueva normalidad” lo demuestra.
Pasaremos del encierro a una situación surrealista, el contacto humano que ha sido causante de la evolución de la especie hoy se torna en extinción de la misma. Necesario y mortal paradójicamente.
Una sinrazón que nos quita derechos, el trabajo ya no es castigo bíblico sino privilegio de pocos y además acojonados.    
Los telones tienen agujeros por donde el elenco mira ansioso el aforo antes de la representación; imagino un patio de butacas ocupadas al 20%  lo que traducido a la “nueva normalidad”  significa lleno absoluto. Ya 2+2 no son 4. 
La restauración debe restaurarse, comer y beber junto a semejantes nutre más alma que estómago, estresante se vuelve lo lúdico entre mamparas y ozono, el “quédate en casa” se ve apetecible.
Supongo que estamos ya en ese futuro apocalíptico del que tanto hemos disfrutado, mientras era ficción, en películas y cómics desde principios del XX.  Que chula era la vida del superviviente literario y que miserable la que nos espera.
Imposible saltar de provincia en provincia, para eso haría falta ser ardilla y que nuestros ancestros no hubiesen acabado con los árboles. Me quedo sin ver a quien quiero viviendo a dos horas de coche porque nuestras fases no están sincronizadas y no desescalamos adecuadamente.
Bonito presente pluscuamimperfecto tenemos.
Al vehículo eléctrico que querían imponernos antes de la pandemia le ha salido versión unipersonal; iremos de casa a donde nos dejen metidos en él. Su llave de contacto será el único ídem permitido.
Tiempo atrás, fuimos felices siendo anormales sin saberlo. 
D. W.    (V 1MY 2020). 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

PARÁBOLA DE LAS DEFECTUOSAS

    PARÁBOLA DE LAS DEFECTUOSAS Día Mundial de la Fibromialgia y la fatiga crónica: 12 de mayo   De cada cien muñecas que fabricaba les eran...