miércoles, 21 de octubre de 2020

YO, PERRO

 YO, PERRO

Mírame Ama, me tiendo a tus pies exponiendo mi vientre. Ráscame como acostumbras, porque confío en ti no temo mostrarme vulnerable.

Sin embargo seré fiero para defenderte, o a tu casa o a tus hijos.

Te di mi calor cuando vivíamos juntos en cuevas, guardando tus espaldas de un mundo hostil aún por estrenar. A cambio me dejabas acercarme al sol que fabricabas cada noche.

Pobre o rica te amé, con pan duro o manjares. En promesa tácita nos dimos el sí quiero hasta el final de la senda. 

Me licencié en ser  “mejor amigo del humano” aunque a veces no sea a la viceversa.

Nací o me hiciste dócil y leal, olvidadizo de rencores. No me importa tu piel lampiña ni tu olor raro.

Ven a tomar el sol conmigo que no sé de mañanas ni de ayeres.

Se Perra hoy y hablemos ladrido a latido.

D. W

 *Fotografía: Emilito, uno de mis podencos rescatados.

Relato publicado por “El Observador el viernes 16 de octubre de 2020.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

PARÁBOLA DE LAS DEFECTUOSAS

    PARÁBOLA DE LAS DEFECTUOSAS Día Mundial de la Fibromialgia y la fatiga crónica: 12 de mayo   De cada cien muñecas que fabricaba les eran...