viernes, 17 de enero de 2020

EL GUARRILLO DEL ABATE

EL GUARRILLO DEL ABATE
El almanaque marca 17 de enero festividad de San Antón protector de los animales. 
Se acostumbra bendecir a nuestros compañeritos pidiendo para ellos salud y que nos acompañen muchos años.
No hay límite de especie, todas caben en el abrazo del santo.
Antón pertenecía a una rica familia egipcia. En el 300 dC, contando veinte años, le dio la pulsión de vivir en un sepulcro. 
Es más libre quien nada tiene.
Un cuervo le proveía de frutos manteniéndose sin necesidad de comer las criaturas que confiaban en él.
Lo imagino rodeado de animalillos, dándole calor por las noches, aprendiendo de ellos entrega desinteresada.
Según la leyenda dos leones le ayudaron a enterrar a Jerónimo de Estrión por eso es también patrón de los sepultureros.
Acompañado siempre por una jabalí agradecida porque devolvió la vista a sus jabatos hizo del bosque su morada, ninguna fiera osó jamás dañarlo. 
Observando las plantas descubrió remedios para muchas afecciones y el origen del ergotismo, un cruel padecimiento que gangrenaba las extremidades hasta desprenderlas del cuerpo,  causado por el cornezuelo. Los sanados le correspondían regalándole humildes ropas para cubrirse.
Antón amaba a los cerdos, su iconografía lo representa siempre con uno a sus pies. Rifarlo para después comerlo fue un invento posterior de los curas para engordar su bolsa. 
El eremita se revolvía en su tumba.
“Hasta San Antón, pascuas son” dicen en muchos pueblos, sus famosas rosquillas no llevan ingrediente animal, solo harina, agua, sal y “creciente divina”, porción de la misma masa guardada de un año a otro.
Me consta que los cochinos poseen tanta inteligencia e inocencia  como críos, así lo corroboró quien nos ocupa.
Y un santo jamás se equivoca.
D. W. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DE(s) LEALTADES

   DE(s) LEALTADES (Felisa y Andrés 14)   Un par de días al mes Andrés le dice a Felisa que ha quedado con amigos siendo incierto. Se ducha,...